Obsceno Wert, obsceno Rajoy

Image

El próximo curso 2014/15, el Ministro Wert quiere salirse con la suya y recortar el programa Erasmus. Ya lo intentó el curso actual y no pudo, debido a la rápida respuesta social y a que, cuando anunció el recorte, los Erasmus ya estaban en sus destinos. Pretendió dejar el programa en 15 millones y tuvo finalmente que llegar a los 34 inicialmente presupuestados para no crear un caos mayor. Conviene recordar que en 2011, con el Gobierno de Rodríguez Zapatero, el programa Erasmus estaba dotado con 63 millones, donde había escalado año tras año desde una dotación inicial de tan solo 4 millones. El recorte ideado por Wert consiste en detraer 16 millones (casi el 50%) y dejarlo en 18. Es notable que esa drástica disminución de recursos se plantea en un momento en que la Unión Europea reconoce el inmenso beneficio de este programa, y aumenta su dotación. El incremento para España es de 2,2 millones, pasando su contribución a ser de 53,4 millones, el triple de lo quiere poner Wert.

 

 

 

A pesar de que la cuantía de la beca, unos 225 euros mensuales, es mas bien modesta, del programa se benefician actualmente 40.000 estudiantes. Wert no se atreve a disminuir el número de beneficiarios, y para cuadrar la contradicción que supone disminuir el presupuesto a la mitad, opta por la “solución” salomónica de recortar la estancia a un solo cuatrimestre (la media actual es de ocho meses, muy cerca del curso completo). Las opiniones del mundo académico coinciden en que ello hará más difícil gestionar la convalidación de los estudios, que no dará tiempo a que los estudiantes saquen rendimiento de la inversión y el esfuerzo que supone adaptarse a un país extranjero, y que probablemente muchos renuncien al viaje.

 

 

 

En un presupuesto de cerca de 200.000 millones, ¿España no puede permitirse 16 millones para mantener el curso próximo al menos la misma inversión en Erasmus que el actual? Porque de eso se trata Sr. Wert, de una inversión, y no de un gasto. Nunca tan poco dinero tuvo tanto rendimiento en las perspectivas de futuro de tantos españoles. Un presupuesto de 34 millones, unido a lo que aporta la UE, permite que 40.000 jóvenes conozcan otro país, se relacionen con sus estudiantes, aprendan un idioma, y entren en contacto con otras formas de enseñanza. Que abran los ojos al mundo y se formen como ciudadanos de Europa. En un país con tantas deficiencias en el conocimiento de lenguas extranjeras, promover que los jóvenes viajen debería ser una prioridad. Los que tenemos algunos años sabemos que viajar es además un magnífico antídoto contra los prejuicios, que mejora nuestra tolerancia hacia otras formas de pensar, hacia otras culturas, costumbres y religiones, y que en resumen nos hace personas más libres y más adaptadas al mundo globalizado en que vivimos.

 

 

 

Pero nada de esto parece importarle a Wert. A juzgar por el desmantelamiento sistemático que está haciendo del sistema educativo público, nos quiere ignorantes y paletos. Nos cercena el acceso al bien más preciado que es la educación en su sentido más amplio, y que también incluye el contacto con otros países. Se ha terminado eso de que las clases populares estudien. El que quiera estudios, que se los pague. Ese es el mensaje que nos transmiten desde el Gobierno desde hace dos años: el que quiera salud, pensiones y educación, que pague por ellas. Y si no pueden, aplíquese el principio de Andrea-que-se-jodan-Fabra, cuyo nombre ya da una pista de en qué consiste. Y lo más sangrante de todo es que mientras se niegan unos pocos millones a los jóvenes españoles, los regalos a la banca con nuestro dinero se cuentan por miles de ellos. Hace poco se han perdido los 9.000 millones inyectados a Novagalicia Banco en una venta de saldo a un país extranjero. Y muchos de los 20.000 inyectados a Bankia corren el mismo peligro. Nos dicen que nuestro Estado del Bienestar no es sostenible, pero al parecer la banca privada, o las autopistas de peaje en ruina, sí lo son. Con nuestro dinero, claro.

 

 

 

Pero no nos engañemos, Wert es un sicario de Rajoy, lo mismo que lo es Gallardón con su ley anti-aborto, o Fernández con la suya anti-manifestantes, o Báñez con sus reformas laborales y recortes del sistema de pensiones. Todos siguen un plan preestablecido, ideado y dirigido por él. Nada de lo que proponen sus ministros se aprueba sin el apoyo explícito del Presidente el Gobierno. Siguiendo la estrategia del zorro, el Presidente se esconde detrás de sus ministros para que se desgasten ellos. Porque de eso trata el plan de Rajoy, de cercenar el Estado de Bienestar con la coartada de la crisis, de pegarle bocados para abrir oportunidades de negocio al capital especulativo, una vez que el pelotazo inmobiliario parece haber llegado a su fin. ¿Como se puede permitir -dicen en sus cenáculos los amigos del pelotazo- que las pensiones, la sanidad o la educación sean gratis? No señor, la gente está dispuesta a pagar por ellas una vez que han visto lo valiosas que son. Hay que hacer que todo esto sea de pago, faltaría más. El Estado de Bienestar está en peligro de ser depredado, precisamente a causa de su éxito, a causa de lo bien que ha servido a los ciudadanos.

 

 

 

Por desgracia, nuestro capitalismo no es como el alemán o el británico, donde lo que prima es hacer buenos productos y competir en buena lid en el mercado. El nuestro es un capitalismo de amiguetes, donde priman las relaciones personales, el amiguismo y el ventajismo. Una vez saqueado el bolsillo de los ciudadanos con la especulación inmobiliaria, ahora se trata de abalanzarse sobre lo público y de saquearlo también. Y a esta tarea se presta con gusto el Partido Popular, porque en realidad son parte de ese capitalismo de amiguetes (repásense si no los correos cruzados de Blesa, Aznar, Aguirre, González y muchos más, repartiéndose entre todos Caja Madrid). El recorte de los Erasmus no es más que un granito de arena en esa estrategia.

 

 

 

Pero lo que parecen ignorar Rajoy y sus ministros es que nada es inocuo. Cada recorte doloroso, y este de las becas Erasmus es uno de los más crueles, deja un regusto amargo, un sentimiento de injusticia, que añaden un poco más de rabia a la ya acumulada. Se suma a la rabia acumulada por la corrupción no combatida en el seno de su partido, a la rabia por las cacerías exóticas de Blesa a costa de la estafa de las preferentes, a la rabia por los pelotazos de la Gürtel en Valencia y en Madrid con la connivencia de altos cargos del PP, a la rabia por la larga lista de recortes a los humildes y de regalos a los poderosos. Y parecen no calcular que tanta rabia acumulada puede estallar en cualquier momento. Como estalló inesperadamente en Burgos porque los vecinos dijeron “basta” a un nuevo pelotazo. A veces, un tema en apariencia nimio puede generar respuestas enormes. Se puede apretar la tuerca pero hay que calcular con cuidado. Si se pasa de rosca, no será fácil contener la presión acumulada en el recipiente. Quizás piensan que pueden hacer lo que quieran todo el tiempo, pero están jugando con fuego. Los ciudadanos estamos hartos de sus crueldades con los que más necesitan de lo público y de su complacencia con los que más tienen, con las eléctricas, con los bancos, y con las grandes fortunas ¿Para cuándo una reforma fiscal? ¿Para cuándo combatir el fraude? ¿Para cuándo arreglar la sangría que nos impone el monopolio eléctrico? (producto, por cierto, del saqueo de las empresas públicas en los 90)?

 

 

 

Sr. Rajoy, Sr. Wert, si consuman este nuevo recorte, si niegan a nuestros jóvenes esos miserables 16 millones, no se engañen. No estarán haciendo una inevitable política de austeridad, ni estarán combatiendo el déficit, ni haciendo sostenible nuestro sistema público. Estarán simplemente cometiendo una obscenidad más.

 

 

 

Ricardo Peña, Secretario General de ASU-PSM

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo universidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s