Archivo mensual: agosto 2013

Ha elegido usted: “Ser un zombi”

Image

Los contestadores automáticos de algunos bancos y operadoras de telefonía suelen dar varias opciones. Cuando el usuario elige una, contestan “Ha elegido usted … X. Si es correcto, pulse 1”. Hoy 1 de Agosto, primer día de mis vacaciones, después de seguir con atención el pleno extraordinario del Congreso en el que el Presidente del Gobierno debía dar explicaciones sobre las acusaciones del Sr. Bárcenas, me viene a la cabeza este símil para concluir que, si hubiera un contestador automático sobre opciones políticas, la respuesta que obtendría Rajoy sería la que encabeza este comentario: “ha elegido usted … ser un zombi”.

 

 

Según la tradición haitiana, un zombi es “un muerto resucitado por medios mágicos por un hechicero para convertirlo en su esclavo”. Existen dos variantes de zombi, la de “alma sin cuerpo” y la de “cuerpo sin alma”. En la segunda, “la criatura… es regresada de la muerte por el hechicero, a través de distintos medios, y para diversos propósitos”. Su alma “es robada antes de que la víctima muera” (fuente: Wikipedia). En mi opinión Rajoy ha sellado hoy su muerte política. Como es muy duro aceptar la propia muerte, y a su partido aceptar la muerte política de su líder, porque eso implicaría que se abre bajo sus pies un abismo insondable, ha decidido vivir unos meses como zombi, antes de pasar definitivamente al cementerio. Ahora mismo es un muerto viviente, un cuerpo sin alma, un esclavo de sus propias mentiras. Parecerá que sigue gobernando y tomando decisiones, pero en realidad su alma le ha abandonado ya. Pronto él o su partido se darán cuenta de ello y empezará su sustitución y su entierro definitivo.

 

 

También han pasado a la categoría de zombies, la Sra de Cospedal y el Sr. Floriano, portavoces de las más descaradas y pertinaces mentiras con las que han pretendido engañar a los españoles durante muchos meses. Perdieron su alma cuando trataron de ocultar por todos los medios la relación laboral del Sr. Bárcenas con el PP, y su sueldo anual de 225.000 Euros, hasta el mismo día en que se descubrieron sus cuentas en Suiza. El “finiquito en diferido en forma de simulación” les perseguirá hasta que decidan retirarse definitivamente de la vida pública. Digan lo que digan, los españoles solo verán esa imagen imborrable suya tratando de explicar lo inexplicable.

 

 

Sorprendentemente para mi, el portavoz parlamentario del PP, Alfonso Alonso, ha decidido hoy unirse también a este grupo de cuerpos sin alma. Su actuación de hoy en el Senado, precedida por otra similar en la Diputación Permanente, alabando hasta la náusea a su jefe, atacando con tono airado a la oposición, reeditando el “y tu más” que su jefe había evitado cuidadosamente, rebajándose en definitiva por su sueldo y por su cargo de manera bochornosa, le descalifica como posible opción de futuro. Porque no tengo ninguna duda de que esta cúpula del PP caerá más pronto que tarde, quizás antes de la Navidad. En cualquier caso antes de las primeras citas electorales de 2014. Y tengo esa certeza porque, como ha dicho hoy nuestro Secretario General, “la sociedad española no podrá metabolizar este escándalo”. Es un veneno que la sociedad expulsará pronto de su cuerpo, porque aceptarlo implicaría envenenarnos todos por muchos años. No se puede vivir dignamente aceptando que las empresas han de pagar sobornos para conseguir contratos. No se puede vivir dignamente aceptando que a los políticos hay que pagarlos dos y tres veces para que hagan su trabajo. Un trabajo para el que debería bastar el sueldo que figura en el BOE, normalmente muy por encima del sueldo medio de un español. No se puede vivir dignamente aceptando que los partidos obtengan fondos ilegales para financiar sus campañas, lo que equivaldría a aceptar algo similar al dopaje en el deporte de competición.

 

 

Otro zombi que también caerá pronto es el del Sr. Pérez de los Cobos, actual Presidente del Tribunal Constitucional, que ocultó su militancia y sus trabajos para el PP cuando fue examinada su idoneidad en el Parlamento. Prolongar su agonía solo va a servir para llenar de recusaciones el alto tribunal y para paralizarlo en la práctica. Sin duda seguirá los pasos del zombi Carlos Divar que tuvo que dimitir de la presidencia del Supremo y del Consejo General del Poder Judicial a las pocas semanas de conocerse sus fines de semana caribeños por cuenta de los españoles.

 

 

Y es que los zombies, como las mentiras, tienen las patas muy cortas y no pueden llegar demasiado lejos. El Sr. Rajoy, y toda su cúpula, ya están amortizados políticamente, y cuanto antes lo acepten, tanto mejor para los españoles. Mientras no lo hagan, viviremos días convulsos, manifestaciones en la calle, presiones en los medios, broncas en el parlamento, bochorno internacional, disensiones dentro del PP, y todo tipo de escaramuzas políticas. Y al final, cuando el desgaste sea insoportable, tendrán que irse y dejar paso a otros. Pero dejarán tras de sí mucho daño y mucha desolación. Nuestra credibilidad como país, nuestro prestigio internacional, y tal vez nuestra economía, habrán sufrido entretanto y tendremos que volver a reconstruirlos. Y es que los zombies es lo que tienen, que se resisten a morir y a volver al lugar que les corresponde, el cementerio, del cual nunca debieron salir.

 

Ricardo Peña, Secretario General de ASU-PSM

 

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo universidad