Todos se retratan

Image

Estamos viviendo momentos realmente extraordinarios. Las tensiones de la política española han llegado a extremos insólitos, y es en momentos como este cuando todos los agentes sociales se posicionan e inevitablemente se retratan, dejando al descubierto sus más profundas convicciones, sus verdaderos pensamientos. Ser testigos de este momento histórico es realmente un privilegio y conviene abrir bien los ojos para no perderse detalle. Veamos:

 

Hay unas acusaciones de grueso calibre sobre el Presidente del Gobierno y otros dirigentes del Partido Popular por parte del que fue el tesorero de este partido durante 28 años. Las acusaciones ponen de manifiesto presuntas irregularidades y delitos de muy diversa índole:

 

 

  1. Un sistema de dádivas por parte de empresas privadas, que obtenían a cambio contratos de la Administración, y que alcanzan varios millones de Euros al año. Es decir, un cohecho en gran escala.

  2. Con este dinero, un sistema de dobles retribuciones en dinero negro a altos dirigentes del Partido, entre los que se encuentran el Presidente Rajoy, pero también otros dirigentes y ex-dirigentes destacados como de Cospedal, Arenas, Alvarez Cascos, Acebes, Aznar, y otros.

  3. También con ese dinero, una caja B con la que se financiaban actos del Partido Popular y servicios no confesables como el de los abogados de los militares condenados en el turbio asunto del Yak-42.

 

 

Estas graves acusaciones solo tienen dos posibilidades, o ser falsas, o ser ciertas (excluimos para simplificar las intermedias tales como “falsas salvo por algunas cosas”, o “ciertas salvo por algunas cosas”).

 

 

En el primer caso, lo esperado en un sistema democrático es que los acusados, y muy en especial el Presidente directamente aludido, despejaran inmediatamente todas las dudas, dando explicaciones suficientes, contundentes y creíbles, y se querellaran a continuación con el difamador. Nada de esto se ha producido.

 

 

En el segundo, las cosas son ciertamente más difíciles. O bien se admiten los hechos, se pide perdón a los ciudadanos y a continuación se produce una catarsis en el partido y se renuevan de los puestos dirigentes a todos los implicados, o bien se producen estrategias dilatorias, negacionistas, y camaleónicas, tratando de disfrazar los hechos y de que pase el tiempo y se olviden los problemas.

 

 

Parece que es a esto último a lo que estamos asistiendo, a lo que alguien ha bautizado como “la estrategia del percebe”, que consiste en aferrarse firmemente a la roca por mucho que las olas batan y la tempestad arrecie. La oportunidad de explicarse se está desvaneciendo rápidamente y lo que en consecuencia se instala en la ciudadanía es una convicción cada vez más firme de que los hechos denunciados son ciertos.

 

 

Veamos el retrato de cada uno de los agentes:

 

 

En primer lugar, el Partido Popular. Siguiendo su acendrada disciplina, ha cerrado filas con el líder y ha respaldado con sus votos, hasta en siete ocasiones, que no este comparezca en sede parlamentaria. Da pena ver a dirigentes muy válidos y seguramente no implicados como Soraya Sáenz de Santamaría y Alfonso Alonso, apoyar esta estrategia contraria al más elemental uso democrático.

 

 

El ABC y La Razón participan de este cierre de filas, colocándose al lado del líder y en consecuencia en contra de la dignidad democrática del país. El Mundo en cambio se apunta a la denuncia del líder y a ser soporte privilegiado de las confesiones de Bárcenas, pero me temo que no por sus profundas convicciones democráticas sino porque pretende remover a Rajoy y a su cúpula para sustituirla por alguien más de su agrado, presumiblemente Esperanza Aguirre.

 

 

Nuestro partido ha amenazado con la moción de censura, como el único recurso legal a su alcance para forzar al Presidente a acudir al Parlamento a someterse a las preguntas de los grupos. Es de momento la única iniciativa que preserva la dignidad de las instituciones. Las acusaciones por parte del PP de partidismo y de connivencia con el tesorero forman parte de las estrategias del percebe, del camaleón, o mejor aún del calamar, anteriormente descritas.

 

 

Singularmente ilustrativa es la posición de CIU: confían más en Rajoy que en Bárcenas, y si hay una moción de censura, la apoyarían en función de lo que el programa propuesto ofreciera sobre el “derecho a decidir” de Cataluña. Podría resumirse en: “mira lo que me importa a mi la dignidad de las instituciones” y “¿que hay de lo mío?.

 

 

Izquierda Unida propone que debería haber nuevas elecciones. Desde luego eso sería muy razonable desde el punto de vista democrático, porque cuando el PP sacó su mayoría absoluta estaba encabezado por todas las personas cuya honorabilidad está ahora puesta en duda. Pero una cosa son los deseos y otra la realidad. ¿Qué fuerza legal tiene la oposición para forzar unas elecciones? Aparte de ese deseo, deberían posicionarse al lado del PSOE si al final se lleva a cabo la moción.

 

 

Finalmente, UPyD parece posicionarse al lado del PSOE en defender la dignidad del Parlamento y en forzar la comparecencia de Rajoy mediante la moción de censura, lo cual es de agradecer, y sobre todo es coherente con sus discursos pasados de regeneración moral de la democracia.

 

 

El final de esta historia no está escrito. Hay personas pesimistas que dan por hecho que Rajoy seguirá pese a todo. Hay otras que dicen que no podrá soportar la presión. Pero en realidad el desenlace depende de la respuesta que demos a la pregunta que hacía la entrada anterior de este blog: ¿Cuánto estamos dispuestos a soportar? Sería ideal que, si se diera la moción de censura, los partidos de oposición mostraran un frente unitario en exigir la dimisión de Rajoy, a menos que este diera unas explicaciones profundas y convincentes de que es falso cuanto dice su ex-tesorero. Sería ideal que la prensa abandonara sus estrategias de conveniencia y se comportaran como periodistas democráticos, exigiendo explicaciones y negándose a ruedas de prensa sin preguntas. Y sobre todo, sería ideal que los ciudadanos multiplicáramos las iniciativas (firmas, redes sociales, manifestaciones, etc.) y no cejáramos hasta que la dignidad de nuestra democracia y de nuestro país fuera preservada: quien la haya hecho, que la pague, y de momento que se vaya a su casa y deje de representarnos.

 

 

Ricardo Peña, Secretario General de ASU-PSM

 

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo universidad

Una respuesta a “Todos se retratan

  1. Difícil describir y comentar mejor una situación tan dramática como la derivada de la corrupción gürtel-pepera.
    Gracias Ricardo Peña.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s