¿Reformas o demolición?

Image

(carta publicada en El País, el 6 de Julio de 2012)                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                            

Dicen que se empieza perdiendo la batalla del lenguaje y luego se pierden todas las demás. Cuando uno hace reformas en su casa, lo hace para desprenderse de lo que sobra, o para mejorar la calidad en algún sentido. Cuando se reforma una organización, se hace para cumplir los fines pretendidos con mayor eficiencia. Pero si uno tira abajo los tabiques, o dispersa a los miembros de la organización, eso se llama demolición, derribo, o destrucción.

Cuando se prescinde de miles de profesores, o mediante las tasas se impide que talentos potenciales estudien en la universidad, o se obliga a emigrar a cientos de investigadores jóvenes, se esta demoliendo el sistema educativo y de investigación. Si se cierran hospitales y quirófanos, se recortan las plantillas, se encarecen los medicamentos y se alargan en meses las listas de espera para ser intervenido, se está demoliendo el sistema sanitario.

Nos dicen que no hay alternativa, pero a la vez se desgravan impuestos por estudiar en un colegio privado, se regalan subvenciones a las autopistas de peaje, se renuncia a gravar los grandes patrimonios y los beneficios de las empresas, o se tolera el fraude fiscal. Ha llegado la hora de decir, ¡basta ya! Que dejen de quitarnos lo que es nuestro. Y lo primero es no dejarrnos arrebatar las palabras.

Ricardo Peña Marí

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo universidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s